RESILIENCIA: UNA HABILIDAD EN PERMANENTE CONSTRUCCIÓN

Isabel Torres, Psicóloga en el centro de salud mental Bonaire Salut explica el significado de este término y las claves para aprender a tener una mejor salud emocional

Tanto el sufrimiento como el dolor son parte de la vida, aunque en ocasiones sufrimos innecesariamente.

Comienza un nuevo año cargado de situaciones bonitas que disfrutar, sin embargo, como es natural, a veces la vida nos plantea situaciones difíciles que ponen a prueba nuestras capacidades. Aquí es cuando la resiliencia entra en juego.

La Resiliencia es la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas e incluso salir fortalecidos. Es una capacidad que todos podemos desarrollar a lo largo de nuestra vida siempre y cuando cambiemos algunos de nuestros hábitos y las creencias que nos perjudican.

¿CÓMO ENTRENAR NUESTRA RESILIENCIA?

Practica el AUTO-CUIDADO.

Se más comprensivo contigo.

Establecer un diálogo interior amable.

Conoce tus límites y tus fortalezas.

Busca la creatividad y transforma el dolor en algo: música, poesía, cerámica, un dibujo…

Acepta tu vulnerabilidad y entiende lo doloroso como un crecimiento o una oportunidad para aprender algo más de ti.

Practica mindfulness.

Sé un optimista realista.

No intentes controlar las situaciones, sí trata de regular tus emociones. Pon el control en ti.

Flexibilízate ante los cambios.

Y lo más importante: No te aísles, busca apoyo. Cuando las personas resilientes pasan por un suceso potencialmente traumático su primer objetivo es superarlo, para ello, son conscientes de la importancia del apoyo social. No dudes en buscar ayuda profesional cuando lo necesites.

¡Recuerda!  “El Dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”. La resiliencia es una actitud.

ISABEL TORRES RUIZ

PSICÓLOGA