Musicoterapia: una terapia con música

De todos es sabido que la música puede fomentar emociones, amplificarlas o cambiarnos de estado de ánimo.

Nos acompaña en nuestro día a día, aportándonos momentos de bienestar, relajación o activación, si así lo necesitamos.

Pero también, la música, utilizada debidamente por un profesional acreditado, puede convertirse en una terapia muy efectiva. En Mallorca, Bonaire Salut, se ha convertido en la primera clínica que incorpora la Musicoterapia en su cartera de servicios.

Una terapia humanista, creativa e innovadora que utiliza la música para trabajos de crecimiento personal, tratar bloqueos emocionales y duelos no resueltos. Está indicada para el tratamiento de la ansiedad, depresión y adicciones. En definitiva, una terapia con música para fomentar el bienestar de la persona.

En la clínica Bonaire Salut, de Palma de Mallorca, contamos con un musicoterapeuta titulado y especializado en el Método Bonny de Música e Imagen Guiadas (BMGIM). Una psicoterapia centrada en la música, en la que el paciente realiza una escucha activa en un estado de relajación profunda y explora las imágenes y sensaciones que transita en ese momento. Es uno de los cinco modelos de Musicoterapia reconocidos por la Federación Mundial.

“El paciente no precisa tener conocimientos musicales para asistir a una sesión de Musicoterapia”.

La sesión consta de tres partes: (1) parte verbal en la que paciente y terapeuta centran el foco de trabajo, (2) escucha musical y (3) puesta en común y cierre de la sesión. La música promueve la creación de imágenes, evoca recuerdos, facilita la expresión de emociones y ayuda a la persona a clarificar los asuntos que lleva a terapia.

Sobre la música y la imagen

GIM, en sus siglas en inglés, significa Música e Imagen Guiadas y se refiere a todas las sensaciones que la persona tiene durante la escucha de música en sesión. Pueden ser recuerdos, pueden ser historias ficticias, pueden ser imágenes, pero también sensaciones corporales. Todas están relacionadas con uno mismo. El terapeuta acompaña, facilita y ayuda a entender al paciente qué significado tienen para él o ella, estas imágenes.

El Método Bonny de GIM fue creado por la musicoterapeuta norteamericana, Helen Bonny, en los años 70. Implica un elevado nivel de especialización, al que pueden llegar los musicoterapeutas titulados. Los terapeutas GIM deben completar un postgrado de entre 3 y 5 años. La formación es presencial. Deben llevar a cabo un proceso personal, prácticas supervisadas, análisis y un conocimiento profundo de las músicas usadas. Para asegurarte de que tu terapeuta está acreditado debes acudir a la página web de la Association for Music and Imagery (AMI), donde recoge un directorio con todos los terapeutas GIM reconocidos a nivel mundial.

Bibliografía:

Bonny, H. (1990). Music and Change. Journal of the New Zealand Society for Music Therapy, 12(3), pp. 5–10.

Bonny, H. y Savary, L. (1973). La música y su mente. Madrid, España: Editorial EDAF, edición 1993.

Bruscia, K. y Grocke, D. (2002). Guided Imagery and Music: The Bonny Method and Beyond. Gilsum NH: Barcelona Publishers.

Goldberg, F. (1995). The Bonny Method of Guided Imagery and Music. En Wigram, T., Saperstonand, B. y West, R. (Eds.). The Art and Science of Music Therapy: a Handbook. London: Harwood Academic.

Asociación para la Música e Imagen: http://ami-bonnymethod.org/

Asociación Europea de Música e Imagen: https://www.music-and-imagery.eu/

Revista VOICES, forum mundial de musicoterapia: https://voices.no

Pau Catalá

MUSICOTERAPEUTA