¿CÓMO HA AFECTADO EL CONFINAMIENTO A NUESTROS HIJOS?

En general los niños se han comportado como unos campeones, han aceptado el estar en casa sin salir, sin ver a sus amigos, sin ir al cole, sin poder practicar sus deportes favoritos.

Pero una pandemia se trata de una situación traumática para toda la población, incluyendo nuestros hijos y como en cualquier tragedia cada persona se adapta con los recursos de los que dispone.

Los niños se han visto expuestos a un peligro que no se ha visualizado de forma tan evidente pero con el que hemos convivido y que ha supuesto la muerte de personas. Ha sido una situación grave, inesperada con consecuencias para toda la población y que por lo tanto provoca una reacción normal a nivel psicológico.

Los niños no solo se han tenido que enfrentar a lo que supone una pandemia sino al cambio de rutina, a sus relaciones sociales, a sus actividades extraescolares, teniendo que hacer un gran sobre esfuerzo para poder adaptarse a esta nueva realidad.

En estos momentos ya empezamos a detectar algunas reacciones adaptativas a esta situación y no es extraño que puedan aparecer síntomas de ansiedad, mayor irritabilidad, llanto fácil, problemas de sueño, cambios en los hábitos, alteraciones de conducta.

Su entorno será importante a la hora de la adaptación del niño a esta realidad , deberemos intentar conservar unas rutinas, que pueda mantener algún contacto con sus amigos, facilitar la comunicación, que puedan preguntar si algo les preocupa y estar pendiente por si surgen síntomas de ansiedad, miedo, ciertas manías, obsesiones, estado de ánimo bajo, problemas para poder conciliar el sueño.

Estos son de esperar ante dicha situación, pero será importante realizar una valoración por parte de profesionales de la salud mental infantil y juvenil si se observa que dichos síntomas se alargan mucho en el tiempo o distorsionan de forma importante la convivencia del niño con su entorno.

Antonia Gomila

Psicóloga clínica Centro Bonaire Salut